¿Qué es un implante dental inmediato?

93

Es una técnica que se aplica desde los 70 del siglo pasado y de la que se han desarrollado muchas variantes

Alberto Sicilia, Director De La Clínica Sicilia. Presidente De La European Association For Osseointegration 16.02.2018 | 03:51

¿Qué es un implante dental inmediato?

Tras la pérdida de un diente, la naturaleza, que es muy sabia, reabsorbe el hueso y la encía que le rodea. De esta forma, nuestro maxilar pierde un 50% de su anchura y de 2 a 3 milímetros en altura en los primeros seis meses. Este proceso es denominado atrofia alveolar y puede dificultar la futura colocación de un implante dental, o hacer imposible que consigamos reponer el diente perdido de una forma satisfactoria, tanto a nivel funcional como estético.

En Odontología, nuestro primer objetivo es mantener la dentición de nuestros pacientes sana durante el mayor tiempo posible de su vida, pero es igualmente importante diagnosticar a tiempo cuando un diente tiene lesiones irrecuperables, con objeto de poder realizar una extracción temprana y tomar medidas para prevenir o minimizar la atrofia alveolar.

Dentro de estas medidas la más importante, y que resulta menos invasiva y tiene mejores resultados estéticos, es el implante inmediato postextracción.

Hay muchas formas de hacer un implante inmediato, pues es una técnica que se aplica desde la década de los 70 del siglo pasado y se han desarrollado muchas variantes, pero la más completa, que poco a poco se va imponiendo en publicaciones y reuniones científicas , implica los siguientes aspectos:

1. Un diagnóstico muy preciso, con objeto de determinar si hay hueso suficiente para poder colocar y estabilizar el implante en una posición protésicamente correcta.

2. Una extracción dental atraumática, es decir, realizada de forma que no lesionemos ni desplacemos la encía y el hueso que rodeaba al diente, pues esos tejidos serán el lecho del futuro implante.

3. La colocación del implante sin incisiones, sin abrir la encía ni necesidad de puntos. El implante se coloca a través del orificio que se crea al hacer la extracción dental, llamado alveolo. Hacerlo sin tocar los tejidos ni alterar su vascularización durante la intervención es clave en esta técnica.

Leer noticia completa